HIV and the Church

//

Preguntas Frecuentas

VIH/SIDA

Lo que tu iglesia puede hacer

Preguntas Frecuentes
Kay Warren y Elizabeth Styffe
Traducción: Leonardo Nesticó
Edición: Ruth Nesticó

1. ¿Qué hago si mi congregación no muestra interés en ayudar a la gente con VIH/SIDA?

A menudo, la función de un líder consiste en persuadir amablemente a las personas para que hagan cosas que no quieren hacer, especialmente en ciertas áreas en donde reinan la afrenta, la apatía y la ignorancia. En la década del 60, aquellos pastores que creían en los derechos civiles de todos los estadounidenses, con frecuencia enfrentaron una oposición tremenda en sus propias congregaciones, ya que éstas no estaban listas para adaptarse a los cambios sociales. Se necesita valentía para demostrar aceptación, compasión y bondad cuando otras personas de tu misma congregación todavía no lo hacen. Un primer paso, importante para ayudar a los líderes y miembros de tu iglesia, es lograr que adquieran una perspectiva bíblica del tema del VIH/SIDA. Comprométanse a estudiar juntos todo lo que la Biblia dice acerca de la compasión de Dios por los enfermos, los débiles, los huérfanos y las viudas. volver arriba

2. Estoy muy ocupado, ¿cómo hago para añadir esto a mi agenda? Honestamente, el VIH/SIDA está último en la lista de prioridades de nuestra iglesia.

No eres el único que dice esto. Muchos de los pastores y líderes de iglesias con los que hablamos nos dicen lo mismo. Algunos admiten que no se interesan para nada en el VIH/SIDA, otros dicen que no han tomado conciencia sobre el tema, y otros afirman que sí les importa; pero sienten que es más importante tratar de incrementa la asistencia a la escuela dominical, pavimentar el estacionamiento de la iglesia, o realizar otros proyectos que consideran más relevantes. Les instamos a que estudien la vida de Jesús; un tercio de su ministerio lo destinó a sanar a los enfermos. Él predicó, enseñó y sanó. El libro de Marcos cuenta de qué manera Jesús trataba a los enfermos; Él estaba lleno de compasión por ellos, los tocaba y los sanaba. Si queremos que nuestro ministerio refleje a nuestro Salvador, entonces debemos ocuparnos de los enfermos... no el año que viene . . . ahora. volver arriba

3. ¿Es todavía el VIH/SIDA un problema real en los Estados Unidos?

Sí, el VIH/SIDA es un problema serio en los Estados Unidos. Dentro del millón de personas infectadas en los Estados Unidos, se estima que hubo 40.000 nuevos infectados el año pasado. La mitad de estos 40.000 nuevos infectados tienen 25 años de edad o menos. El predomino de la enfermedad entre las mujeres está aumentando de modo alarmante. En el ámbito nacional los números están aumentando, no decreciendo. El VIH en los Estados Unidos le incumbe a todas las iglesias. volver arriba

4. ¿Por dónde empezar? ¿Local o globalmente?

Eso es fácil de responder. ¡Por ambos! Cuando en Saddleback comenzamos con la Iniciativa sobre VIH/SIDA, nos costó mucho trabajo encontrar iglesias que estuvieran haciendo ambas cosas, pero creemos que ésta es la manera bíblica de hacerlo. Jesús les mandó a sus discípulos que comenzaran la obra en Jerusalén y desde allí salieran hacia el mundo; en Saddleback hemos intentado hacer lo mismo. Hemos transformado Saddleback en un lugar donde los enfermos de VIH/SIDA pueden hablar sobre su situación sin sentir vergüenza. Hemos creado grupos de apoyo para ayudar a la gente de nuestra congregación y de nuestra comunidad. Al mismo tiempo, comenzamos a entrenar grupos pequeños que viajan fuera del país, cuyo enfoque es evaluar el problema del VIH/SIDA y aprender lo que otras iglesias del mundo están haciendo al respecto. Les enseñamos métodos simples que estimulan a los pastores y a los miembros de las iglesias a perfeccionar la forma en que ayudan a las personas VIH+ (positivas) en SU Jerusalén (ver la pregunta). Puedes asegurar que la asignación de partidas financieras a las misiones es adecuada y está actualizada, de modo que tu iglesia esté lista cuando le toque responder globalmente, si todavía no saben cómo comenzar a ese nivel. volver arriba

5. ¿Me estoy poniendo en riesgo ministrando a personas VIH+?

Este es un temor muy común que tiene la gente que no sabe mucho acerca del VIH y cómo se transmite. El virus del VIH no es muy fuerte, muere al poco tiempo de hacer contacto con el aire. No es un virus que se transporta en el aire, como el de la gripe o el de la tuberculosis. No vive en los asientos de inodoros, manijas de puertas, cubiertos y vasos; tampoco puede ser transmitido por medio de abrazos, tocando a la persona, dando las manos, o un beso en la mejilla. Se transmite a través del contacto con la sangre o los fluidos sexuales de una persona infectada, a menudo mediante el contacto anal, vaginal, o el contacto sexual oral. El VIH puede contagiarse sólo cuando la sangre o fluido corporal de una persona infectada entra en la corriente sanguínea de otra persona, ya sea a través de un corte, rasguño, pinchadura o membrana mucosa. Cuando la madre es VIH positiva, el feto humano corre riesgo durante todo el periodo de gestación, así como también los niños que se alimentan con la leche materna. No hay riesgo de contagio por tener una relación social o de amistad con un enfermo VIH+ o prodigarle cuidados básicos (que no incumban tratamiento médico). Es muy importante que al ministrar y ayudar a personas VIH+, se excluya toda clase de contacto físico que tenga alguna connotación sexual. Pero acercarse y tocar a una persona VIH+ constituye una de las expresiones de afecto más significativas. Puede que sin saberlo, hoy estés ministrando a personas con VIH/SIDA. Hay personas en tu iglesia que son VIH+. Continúa abriendo tus brazos. Tu mayor riesgo es que podrías perder lo que el amor de Cristo nos compele a hacer. volver arriba

6. ¿Por qué el VIH y no la malaria, la tuberculosis o el cáncer?

Aunque todas estas enfermedades son importantes y mortales, el VIH tiene ciertas peculiaridades que lo hacen especial:

  • Es impredecible: Nadie espera que la iglesia se interese en las enfermedades de transmisión sexual. No estamos haciendo un buen trabajo en lo que se refiere a hablar de la sexualidad, ¡que nadie toque el tema de las enfermedades venéreas! En parte, ésta es la razón por la que el VIH conlleva un enorme estigma y vergüenza. Ninguno que contrae cáncer, tuberculosis o malaria sufre el ostracismo y el abandono. La iglesia tiene la facultad de aceptar a las personas VIH+ y quitar el estigma. Estar enfermo no es pecado.
  • Es incurable. Cada año, se producen cerca de 3 millones de muertes en el mundo por causas vinculadas con el SIDA. Ha sobrepasado a la tuberculosis y a la malaria, habiendo adquirido el primer puesto entre las enfermedades infecciosas asesinas de adultos. Además, afecta el desarrollo social, político y económico de países y regiones. El SIDA produce más huérfanos que ninguna otra causa.
  • Se puede prevenir. Todavía no se conocen las causas exactas del cáncer, pero no hay ningún misterio en cuanto al VIH/SIDA; sabemos cómo se transmite y cómo prevenirlo. La iglesia tiene la autoridad moral para enseñar comportamientos que promueven la salud y la longevidad.
  • Es tratable: Hay algo que tu iglesia puede hacer. Los medicamentos que pueden prolongar la vida están disponibles en todos los Estados Unidos. Sin embargo, estos medicamentos son caros y no son accesibles a la gente más pobre. Las diferencias y brechas en el sistema de salud nos imponen el mandato moral de intervenir en el caso de las enfermedades letales.
  • volver arriba

7. ¿Es el SIDA un castigo de Dios?

No podríamos discrepar más con los que han expresado este punto de vista. El SIDA no es más “castigo de Dios por el desenfreno sexual”, de lo que puede serlo un huracán. Vivimos en un mundo caído y corrompido, de modo que tristemente, la muerte y la enfermedad son parte de nuestra existencia. Si Dios castigara la inmoralidad con enfermedad, la mayoría de nosotros estaríamos muertos mañana. La Biblia enseña claramente que “todos pecaron y están destituidos de la gloria de Dios”. Ni siquiera me acerco a satisfacer sus estándares de pureza y santidad; y tú tampoco. Algún día el SIDA será erradicado de la faz de la tierra, tal vez no hasta que Jesucristo retorne a la tierra, pero al fin sucederá. En consecuencia, todo el sufrimiento, tormento, angustia y dolencia que ha producido desaparecerá. Muchas personas padecen el VIH porque han sido terriblemente usadas o maltratadas. El rol de la iglesia es amarlos incondicionalmente. volver arriba

8. ¿No es sólo una enfermedad gay el SIDA?

En absoluto. De hecho, en el mundo hay más mujeres infectadas que hombres. En algunos lugares, el 60% de los VIH+ son mujeres. Si bien es cierto que más de la mitad de los hombres infectados en los EE.UU. son homosexuales, (y el VIH se transmite más fácilmente mediante el coito anal), la mayoría de los infectados en el ámbito mundial lo han contraído mediante relaciones heterosexuales. Más allá de lo erróneo de esta proposición, la pregunta misma revela una muy poco sutil forma de rechazar y estigmatizar. Tenemos que dejar de preguntarnos: “¿Cómo se habrá contagiado?”, y empezar a preguntarles: “¿Cómo puedo ayudarte?” No hay ningún registro que muestre a Jesús preguntándole a una persona cómo se enfermó; sin embargo, los fariseos sí lo hacían. Jesús pasó por alto las causas y se enfocó en suplir la necesidad... “¿Qué quieres que haga por ti?” Si sólo tienes compasión por un “niño” inocente que nació enfermo porque su madre es VIH+, o por uno que recibió una transfusión de sangre contaminada; pero no la tienes por un enfermo gay, entonces deberías examinar tu compasión a la luz del ejemplo de Jesús. volver arriba

9. ¿Cuáles son los mejores medios de prevención?

Dos términos importantes para aprender son: “reducción del riesgo” y “eliminación del riesgo”. Puede que suenen similares, pero hay un mundo de distancia entre ambos, no sólo en la definición, sino en sus efectos sobre el VIH/SIDA. NOTA: las opciones mencionadas más abajo tienen en cuenta la capacidad de decisión de un individuo; no tienen en cuenta los casos de bebés que nacen enfermos porque tienen madres VIH+, los que lo contraen mediante la leche materna, o aquellos que se enferman por una transfusión de sangre (lo que ya no se considera un riesgo dentro de los EE.UU.) La “reducción del riesgo” se refiere a un conjunto de medidas que pueden disminuir el riesgo de enfermarse, más no lo eliminan por completo. Estas medidas pueden ayudar a reducir la diseminación del VIH/SIDA, pero no lo detendrán. Para poder recordarlas mejor, usamos un acróstico:

  • B-usca promover el uso de condones y microbicidas.
  • A-chica o limita el número de compañeros sexuales.
  • J-eringas y agujas nuevas para los drogadictos (Aunque esta clase de distribución puede disminuir la transmisión del VIH, el tratamiento provisto por las iglesias es más positivo pues ofrece una opción para cambiar la vida con resultados a largo plazo).
  • A-guarda o espera para debutar sexualmente. (Hay una correlación entre el comienzo prematuro de la actividad sexual y el riesgo de contraer VIH).

Si sólo aplicamos las medidas mencionadas en BAJA, el VIH continuará diseminándose por todo el mundo.

La “eliminación del riesgo” es, como indica su nombre, el conjunto de actividades que han probado ser efectivas no sólo para disminuir, sino para evitar que una persona se infecte a través de una relación sexual:

  • P-ractica el acto sexual sólo en el matrimonio
  • A-diestra a muchachos y hombres para que aprendan a respetar a las mujeres y niños.
  • R-ecomienda y ofrece tratamiento para drogadictos por medio de las iglesias.
  • A-justa tu vida para hallar un compañero/a para el resto de tus días, y permanece fiel.

En nuestro mundo caído, donde hay individuos que no siempre escogen vivir conforme a los estándares de pureza de Dios, necesitamos ambas estrategias; no obstante, no debemos darnos por vencidos en lo que se refiere al fundamento de toda prevención. volver arriba

10. No me siento muy cómodo hablando sobre sexualidad en mi iglesia.

Una vez más, no estás solo. Históricamente, nunca hemos hecho un buen trabajo hablando acerca de la sexualidad humana en la iglesia. ¡Qué increíble oportunidad nos presenta el VIH! La iglesia tiene la oportunidad de hablar sobre la sexualidad de un modo mucho más positivo y claro, acerca de este aspecto esencial para el que Dios nos ha creado. Existen recursos e información muy útiles que puedes transmitirles a los padres en tu iglesia, para que usen en el momento de hablarles a sus hijos sobre la sexualidad. volver arriba

11. ¿Qué hacer con respecto a los condones?

Creemos en la vida y en las acciones que promueven la vida y previenen el VIH. Dios ama profundamente a todas las personas que ha creado y quiere establecer una relación con ellas. Los condones, usados apropiadamente, contribuyen a desacelerar la diseminación del VIH/SIDA, por lo tanto, ayudan a preservar la vida. Creemos que la Biblia enseña que las relaciones sexuales prematrimoniales o fuera del matrimonio no están dentro del plan de Dios para los seres humanos. También somos conscientes de que no todo el mundo sigue el plan de Dios. También creemos que el uso de condones es necesario cuando uno de los cónyuges es VIH+ y el otro no. Incluso cuando ambos cónyuges son VIH+, la protección del condón o la abstinencia son necesarios a fin de evitar la transmisión de las diferentes cepas del virus.

En estos casos, el uso apropiado de condones sería altamente recomendable, aunque no está completamente libre de riesgos. El uso correcto y constante de condones, especialmente dentro de grupos de alto riesgo, puede reducir la diseminación del VIH. Las investigaciones han demostrado que si se usan correctamente (esto no es tan fácil como parece) y persistentemente, (cada vez que una persona tiene relaciones sexuales con otra, desconociendo si ésta está o no infectada), la efectividad de la prevención es de un 85 a un 95% . La clave es: “correcta y persistentemente”. Los estudios han demostrado que el uso de condones en el coito anal falla con más frecuencia que el coito vaginal, ya sea porque se usa incorrectamente, o porque se rompe y los fluidos se derraman. Mientras que en los EE.UU. el acceso a los condones es fácil, se ha informado que el hombre africano promedio no verá más que 5 o 6 condones en su vida. La solución a la pandemia del SIDA no pasa por “condonizar” el mundo (dicho sea de paso, dando un falso sentimiento de seguridad al usuario), puesto que los condones también están expuestos al deterioro producido por el tiempo, el almacenamiento en lugares de alta temperatura, manufacturación pobre, etc. Además, depende de que la persona lo use adecuadamente. Sino que la razón principal para no depender de los condones como la mejor solución, es que la conducta humana es impredecible. La distribución indiscriminada de condones no promueve los cambios positivos de conducta que sólo la iglesia puede promover, dado que sólo ella tiene la suficiente autoridad moral para hacerlo. El SIDA, casi en un 100%, es una enfermedad vinculada al comportamiento. volver arriba

12. ¿En qué momento debemos comenzar a hablar a nuestros hijos sobre el VIH?

El énfasis del VIH está en las personas, no en la sexualidad. Se trata de buscar la etapa apropiada en la que los hijos están listos para aprender. Todos los niños pueden aprender algo en cada una de sus etapas de crecimiento. Nuestros hijos aprendieron el término “VIH” mucho antes de que supieran lo que era. (Del mismo modo aprendieron sobre el cáncer). Ellos nos escuchan orar por enfermos de VIH, pidiéndole a Jesús que nos ayude a ayudarlos. Nos preguntamos, “¿Qué edad queremos que tengan nuestros hijos para que les digamos que la gente se enferma pero que Jesús también las ama? “¿Qué edad queremos que nuestros hijos tengan antes de que aprendan que existe la injusticia, tanto en nuestro país como en el mundo, y que existe gente maltratada sólo por el hecho de estar enferma?” Si primero les enseñamos a tener compasión de los que tienen VIH, sobre esa base podremos enseñarles todo lo relativo a la prevención del VIH, cuando llegue el momento. volver arriba

13. “¿Qué mensaje deberíamos darles a los adolescentes?”

  • El VIH puede prevenirse. Ese es un mensaje de esperanza que todo joven debe saber. La pureza sexual antes del matrimonio, inclusive la abstención del sexo oral, es esencial para obedecer la Palabra de Dios y evitar el VIH.
  • El VIH está afectando el mundo. Ese es un mensaje de compasión al que todo joven debe responder.
  • Se necesita gente que actúe para detener el avance del VIH. Se nos llama a actuar, y los jóvenes pueden actuar.
  • Los condones no son la respuesta El “sexo seguro” por medio del condón es un mito. Sólo disminuye el riesgo. Siempre existe el riesgo de un uso inapropiado o de que se rompa. Emocionalmente, los condones obstaculizan la intimidad que Dios ha diseñado para disfrutar dentro de la santidad del matrimonio.
  • volver arriba

14. Los organismos locales de ayuda para el SIDA son renuentes a la hora de aceptar nuestra ayuda voluntaria; ¿qué deberíamos hacer?

Una de las muchas sorpresas que hemos encontrado cuando empezamos nuestra iniciativa del VIH/SIDA de Saddleback, es la renuencia de algunas agencias locales que ayudan en el tema del VIH, a dejarnos cooperar con ellos. Pensamos que debíamos saltar de alegría porque teníamos docenas de nuevos voluntarios, pero ese no fue el caso. Pensamos que esto pude tener que ver con la actitud negligente que ha tomado la iglesia evangélica en los últimos 25 años con respecto al SIDA. Muchos de los que son VIH+ han sufrido la marginación, el rechazo, y a veces hasta el odio manifiesto de algunos cristianos; realmente no es extraño que la comunidad de enfermos de VIH esté a la defensiva o desconfíe de la iglesia. Ellos han construido un sistema de asistencia que no incluye a la iglesia, porque la iglesia nunca les ofreció ayuda. Tenemos que empezar admitiendo humildemente que el tema no nos ha importado, y arrepentirnos de nuestra apatía, condenación, e ignorancia. Edificar la confianza lleva tiempo; no te desanimes si no te reciben con los brazos abiertos. Continúa ofreciendo ayuda con amor, asiste a los eventos comunitarios, conferencias y reuniones que traten sobre el VIH, probando por medio de acciones que tu iglesia se toma en serio la lucha contra el SIDA. volver arriba

15. ¿Qué piensa sobre el patrocinio de niños huérfanos como un modo de ayudar con el VIH globalmente?

Debemos cuidar a los huérfanos. Cuidar a los huérfanos es una de las tareas más críticas y urgentes de la iglesia en nuestro tiempo. El patrocinio de niños huérfanos es una manera, especialmente cuando la iglesia está ausente o no es lo suficientemente fuerte como para velar por ellos. Sin embargo, creemos que la mejor solución para los huérfanos es que la iglesia local sea capaz de incrementar su capacidad de ayudar a los huérfanos en el lugar en donde están. Esto debe ser realizado por la iglesia local, como parte del llamado que Dios le ha hecho. Creemos que estos niños deben vivir con familias en sus comunidades, vitalmente conectadas a una iglesia local. Cuando se excede la capacidad de ayudar, la adopción es también una idea que Dios aprueba para proveer cuidado y nutrición a los niños. Si bien creemos que la mejor solución es que las iglesias locales cuiden de los niños a través de las familias de su comunidad, también pensamos que una respuesta adecuada al problema del SIDA debería ser el dramático incremento de las adopciones. Creemos que esto está en el corazón de Dios. volver arriba

16. ¿Cuáles son los tratamientos a los que puede acceder la gente con VIH/SIDA?

El VIH/SIDA no tiene cura en este momento, pero se puede tratar. No obstante, lo trágico es que no está al alcance de la mayoría del mundo. Sólo el 7% de la gente del mundo que podría beneficiarse con esos medicamentos, los está recibiendo. Sin medicamento, el enfermo de SIDA se muere. El medicamento para el VIH es irremplazable. Su nombre es: antiretrovirus (ARV). Los a ARV interfieren con el proceso de multiplicación del virus, disminuyendo su cantidad, y por ende, prolongando la vida. El ARV no cura el VIH ni despide al virus del cuerpo. Si se detiene su administración, el virus regresará. El virus puede también hacerse resistente al medicamento. Otros remedios (como los antibióticos), pueden ayudar a combatir infecciones asociadas con el SIDA. Sin embargo, la enfermedad es incurable. Aunque se está progresando en la búsqueda de una vacuna, en este momento no hay ninguna vacuna efectiva y segura. La mayoría de estas drogas no han sido aún ampliamente distribuidas en los países pobres. El VIH/SIDA está muy lejos de ser erradicado. La desigualdad del acceso al tratamiento es un tema que la iglesia debe considerar. Si la gente con VIH necesita medicamentos para seguir viviendo, entonces el tratamiento es algo de lo que la iglesia se debe ocupar, a fin de demostrar su amor al mundo. volver arriba

17. Parece haber muchas organizaciones cristianas que luchan contra el VIH. ¿Deberíamos contribuir con ellas?

Saddleback promueve una reforma en el campo de las misiones y una nueva manera de pensar con respecto al dar a las organizaciones misioneras en general. Durante muchos años, las agencias de socorro y su dedicado personal se han encargado de los más necesitados: huérfanos, viudas, pobres, y enfermos; todo a través de las donaciones hechas por cristianos compasivos. Estas organizaciones de socorro (algunas veces llamadas: ONG Organizaciones no Gubernamentales), han eliminado la brecha generada por la negligencia de la Iglesia de Jesucristo en lo que se refiere a amar al prójimo y ser bondadosos; todas cosas que nuestro Padre nos ordenó hacer cuando nos dijo que somos sus manos y sus pies en este mundo. Pero hay un gran número de cristianos que están tomando conciencia y han comenzado a servir a los pobres, los enfermos, los huérfanos, y las viudas; a través de las iglesias locales alrededor del mundo y un intenso interés de darse a sí mismos, no sólo sus donaciones. A la luz de este crecimiento del sentido de la responsabilidad personal de obedecer el mandato de Jesús de amarnos unos a otros, muchos cristianos preguntan cómo pueden participar en dar para suplir necesidades fuera de sus iglesias locales. A continuación mencionaremos algunas directivas generales que hemos desarrollado aquí en Saddleback:
a. Los miembros de las iglesias deben diezmar en sus propias iglesias locales antes de comenzar a dar para otros ministerios.
b. Los miembros de la iglesia deben involucrarse personalmente con su tiempo y recursos en los ministerios de sus iglesias locales, antes de comenzar a dar a otros ministerios o iglesias. Puede tratarse de esfuerzos misioneros locales o globales.
c. Cuando un miembro de la iglesia da más allá de su iglesia local, las ofrendas deberían ser dirigidas a actividades que se enfoquen en la plantación y edificación de iglesias locales en otro país o región. Se trata de dar tu tiempo, dinero y talentos, a fin de ayudar a la iglesia local en otro país o región, de modo que ellos puedan llevar adelante la obra. Pregúntate: “¿Ayuda esto para que la iglesia local pueda cumplir sus propósitos bíblicos en su propia área?”
d. Cuando no existe una iglesia local, su presencia es débil, o no tiene el grado de especialización para implementar un programa; animamos a los miembros de la iglesia local a que den a través de agencias que estén comprometidas a cumplir el Gran Mandamiento y la Gran Comisión, y que trabajen con iglesias locales.
volver arriba

18. ¿Qué puede hacer mi iglesia?

Creemos que TODAS las iglesias pueden involucrarse en la lucha contra el VIH/SIDA, de modo que hemos desarrollado un plan de seis etapas. Hay un rol que debe cumplir el gobierno y otro rol que debe cumplir el sector privado; pero la iglesia es el eslabón perdido. Mencionaremos seis pasos prácticos que tu iglesia puede dar:

  • CUIDADO Y APOYO

    Nuestro mandato procede de Dios y la Escritura revela claramente cuan profunda es su compasión por los enfermos, desde su fuerte reprensión a aquellos pastores de Israel que habían olvidado a los enfermos (Ezequiel 34), hasta el ejemplo de Jesús, sanando a los enfermos (Marcos 1). Todas las iglesias tienen la capacidad de ser compasivas y apoyar con hechos concretos a los enfermos.

  • REALIZANDO EXÁMENES Y ACONSEJANDO

    Todos deberían practicarse un examen de VIH. Al menos, las iglesias deberían animar a sus miembros para que se hagan la prueba del VIH, ¡y algunas de ellas, correrán el riesgo, llegarán a trabajar junto al gobierno estatal para ofrecer en sus iglesias pruebas gratuitas para la comunidad! ¡Los pastores deberían ser los primeros en hacerse la prueba!

  • DESENCADENANDO UNA FUERZA DE VOLUNTARIOS

    La iglesia es una organización con base en todo el mundo, ya que puedes encontrar una iglesia en casi cada comunidad, aun cuando no haya otro tipo de servicios sociales o civiles. Esto significa que tenemos más voluntarios que ninguna otra organización, es decir, si al menos la mitad de los 2,3 millones de cristianos del mundo se movilizaran, podríamos causar un impacto significativo en contra de la pandemia del VIH/SIDA.

  • QUITANDO EL ESTIGMA

    Las iglesias son las únicas entidades capaces de quitar el estigma de ser VIH+, porque en la mayor parte del mundo, si la iglesia dice que estás bien, entonces estás bien. Los pastores pueden predicar mensajes sobre la compasión hacia los enfermos y la necesidad de aceptarnos unos a otros del mismo modo que Cristo nos ha aceptado. Existe el concepto erróneo de que si una persona es VIH+ “lo es por su propia culpa”, una consecuencia de su comportamiento. Eso no es verdad, ya que millones de niños han nacido VIH+ al haber tenido una madre contagiada por un esposo infiel o un violador. La violencia contra la mujer forma parte de la vida cotidiana en muchas partes del mundo. Pero incluso, si alguno se ha contagiado por su propia conducta irresponsable, nuestro rol como cristianos es ofrecerle ayuda, no rechazo. Si tuviera un ataque cardíaco, no me gustaría que se pararan al lado de mi cama en el hospital para preguntarme si comí demasiadas hamburguesas con queso y papas fritas. El VIH es la única enfermedad en la cual la gente pregunta cómo fue que la persona se enfermó; luego lo juzgan por estar enfermo.

  • PROMOTOR DEL COMPORTAMIENTO SALUDABLE

    Sabemos como se contrae y se previene el VIH. Es una enfermedad vinculada al comportamiento. La iglesia es la única institución que tiene autoridad moral para proponer un cambio de comportamiento como base para detener la pandemia del VIH. Si bien no afrentamos a los que son VIH+. Con amabilidad, pero también con valentía, debemos comunicar la verdad de los estándares de pureza de Dios. No basta con el “sólo di que no”, debe haber un acercamiento integral, que reconozca la debilidad humana, que nos estimule a animarnos unos a otros, porque todos somos débiles.

  • AYUDA EN LAS ÁREAS DE NUTRICIÓN Y MEDICACIÓN

    En Occidente, hemos abdicado de nuestras milenarias tradiciones acerca de cómo vivir en comunidad. Cuando alguno tiene una necesidad, lo enviamos a una agencia de ayuda del gobierno o a una entidad privada de beneficencia. Creemos que la iglesia de Jesucristo debe recuperar su rol de ayudar a la gente que tiene necesidades físicas, al igual que espirituales. Si alguno tiene hambre, en vez de mandarlo a pedir estampillas de comida a una oficina del gobierno, podemos, como iglesia, ayudar a cerrar la brecha que está dañando a la gente. En el caso del VIH, si el enfermo no recibe una nutrición apropiada, se enfermará más y más, e incluso morirá más pronto. Los medicamentos tienen muchos efectos secundarios, entre los que se incluyen problemas gástricos. De modo que es crítico el acceso a una alimentación suficiente. Los medicamentos están disponibles en el mundo desarrollado y son relativamente baratos, pero en los países en vías de desarrollo, la verdad es todo lo contrario. Nuestro sueño es que oportunamente, millones de iglesias se involucren ayudando en los lugares de apoyo y tratamiento, asistiendo a cursos y clases sobre este tema. Incluso, hasta podrían tener miembros entrenados de las iglesias para distribuir los medicamentos.

  • volver arriba

19. ¿Dónde puedo conseguir más ayuda?

La Iniciativa de Saddleback sobre el VIH/SIDA tiene el compromiso de brindarle recursos a tu iglesia. a. Ve a www.hivandthechurch.com El sitio de Internet ha sido intencionalmente diseñado para informar, inspirar y proveer herramientas que puedas implementar en el ministerio del VIH/SIDA de tu iglesia.
b. Forma parte de la VIH CaringCommUNITY en www.purposedriven.com/hiv. Esta es una publicación mensual para ti. (Sólo en idioma inglés)
c. Asisite a Global Summit on AIDS and the Church [Cumbre Global sobre el SIDA y la Iglesia] en Saddleback Church, Lake Forest, California.

Copyright © 2011 by Saddleback Church

volver arriba